Seleccionar página

 Cuando nuestro ordenador tiene ya unos años, a veces comienza a trabajar muy lentamente, se bloquea de la nada y nos deja colgados. Es cuando nos planteamos si hay que cambiarlo o vale la pena actualizarlo. Aquí te daremos un par de consejos para que por poca inversión, puedas renovar tu computadora sin gastar tanto dinero. 

Muchos de los principales problemas con las computadoras portátiles antiguas provienen de sus discos duros mecánicos, una tecnología obsoleta que reduce la velocidad de procesamiento. La solución es reemplazarlo con un SSD: gracias a él, su computadora se iniciará en unos segundos y solo con esto, ha ganado más velocidad. Pero la velocidad de arranque de las computadoras no es la única ventaja de tener SSD. Además, consume menos energía lo que mejorará el rendimiento de la batería en el caso de los equipos portátiles, no genera ruido y no disipa tanto calor.

 Te recomendamos un disco de 240 o 250 Gb como el excelente y confiable ADATA SU650 que puedes adquirir en nuestra tienda en línea con grandes descuentos. https://micasasegura.shop/productos/almacenamiento/ssd/adata/asu650ss-240gt-r/z-25184

¿Cómo reemplazar el disco?
Antes de hacerlo, se deben considerar dos cuestiones: el espacio físico que tiene dentro la computadora y la conexión. Para averiguarlo, primero debe abrirse alguna de las tapas que cubren su interior. Lo común es encontrar un disco duro de 3.5 pulgadas en el caso de las computadoras de escritorio y de 2.5 pulgadas en el caso de los equipos portátiles. Sin embargo, si se trata de una computadora ultrabook puede que se complique un poco la cosa pues la mayoría vienen cerradas y sin acceso directo a todos los componentes. También lo mismo en el caso de los equipos «todo en uno» por lo que tendrá que consultar el manual del equipo, algún tutorial o solicitarnos apoyo, que con gusto te lo daremos.

Continuaremos en la siguiente publicación con el aumento de la memoria RAM.